Llegó el verano, época propicia para descansar y disfrutar del sol. También aparece la preocupación por las manchas faciales; y por eso, es importante realizar nuestras actividades al sol con seguridad para evitar daños en nuestra piel que puedan agravarse en el futuro.

Hay muchos tipos de manchas faciales por lo cual; en este artículo, nos centraremos en dos tipos de manchas oscuras que por su persistencia e intensidad son muy frecuentes en la consulta de dermatología estética como son los léntigos solares y el melasma. Los LÉNTIGOS SOLARES son las pecas pardas con un tamaño entre 3 y 10 mm, localizadas en zonas expuestas al sol como cara, escote, cara externa de miembros superiores y en piernas. El MELASMA O CLOASMA es esa mancha oscura, amplia y de bordes irregulares, aspecto geográfico, simulando un mapa que generalmente aparecen en mejillas, frente y piel del labio superior. El principal factor desencadenante de melasma es el sol, sin embargo, hay un factor hormonal implicado según se desprende del hecho de que son mucho más frecuentes en mujeres, especialmente jóvenes y de edad media. Este factor hormonal puede estar dado por alteraciones hormonales ováricas o tiroideas, embarazo, uso de anticonceptivos entre otros. Son muy dinámicas y reaparecen con facilidad.

Con la llegada del verano hay una mayor intensidad de rayos ultravioleta (UV) y nuestra piel queda muy expuesta por lo que comentaremos un conjunto de medidas adecuadas que deben tomar para PREVENIR O DISMINUIR la aparición o EVITAR el empeoramiento de estas manchas oscuras faciales. Con este objetivo hacemos llegar las siguientes recomendaciones: 

1.- EVITAR EL SOL: especialmente entre 11 y 16 horas que son generalmente las horas de máximo índice UV (Índice UV alto y/o extremo), uso de sombrero o pamela con ala amplia y de ropa protectora y tratar de estar bajo la sombrilla o a la sombra. 

2.- USO DEL PROTECTOR SOLAR: Usar un protector solar con FPS preferible de 50+, que además proteja contra UVA, luz visible de alta energía (HEVL) e infrarrojo (IR). A todo esto se le conoce como PROTECTOR SOLAR DE AMPLIO ESPECTRO. Además debe ser aplicado cada 2 horas y después de cada baño.  Recordad que la radiación UV está presente mientras esté presente la luz del sol por lo que hay que aplicar el protector solar a diario.

3.- EVITAR BRONCEARSE: Es fundamental evitar quemaduras solares, pero no solo esto es suficiente para evitar manchas y daño en la piel; también hay que evitar broncearse. No existe bronceado seguro ya que el bronceado siempre indica daño en la piel.

Las tres medidas anteriores son fundamentales y sin ellas no es posible evitar las manchas por el sol. Sin embargo, hay otras medidas que unidas a las anteriores pueden contribuir con este objetivo. Entre estas tenemos:

4.- Revisar los COSMETICOS y MEDICAMENTOS que usa cada día.  Tanto tomados por vía oral o aplicados en la piel, algunos medicamentos pueden aumentar la sensibilidad de la piel al sol, es decir que son fotosensibilizantes. También algunos cosméticos como retinoides o perfumes. En caso de duda pregunte al médico o al farmacéutico. 

5.- Hacer uso de SUSTANCIAS DESPIGMENTANTES PARA APLICACIÓN TÓPICA. En farmacia se encuentran en cremas, ampollas, serum o geles aptos para su uso en verano. Entre los componentes activos de estos productos tenemos el ácido azelaico, el ácido ferúlico, la arbutina, la niacinamida, el ácido tranexámico, el ácido Kojico y la vitamina C tópica y se usan con la intención de inhibir la formación de pigmento además del efecto antioxidante frente a la radiación solar. Los productos tópicos de este tipo tienden a ser seguros y aunque hay estudios que respaldan el uso de muchos de ellos, aún falta estudios de eficacia más rigurosos y controlados

6.- Tratamientos base de SUPLEMENTOS DIETÉTICOS que se administran en cápsulas vía oral. Entre los ingredientes que incluyen están el extracto de Polypodium leucotomos, beta-carotenos y carotenoides, vitamina E, Vitamina C oral, polifenoles, melatonina y procianidina. El mecanismo de acción de estos productos incluye efectos antioxidantes, antiinflamatorios, absorción de radiación ultravioleta entre otros. Aportan una ayuda a los protectores solares tópicos pero NO los sustituyen.  Los suplementos dietéticos actualmente disponibles en farmacia contienen algunas de estas sustancias en diferentes combinaciones y concentraciones en un solo producto. Existen estudios y revisiones científicas relacionados con la eficacia y seguridad de estos productos, habiendo aún mucho campo de investigación en este tema.

Recuerda que en caso de duda sobre diagnostico o tratamiento de la mancha que presente siempre es importante consultar con el dermatólogo.

 

Zouh L y Bibergenova A. Melasma: systematic review of the systemic treatment. International Journal of Dermatology 2017;56:902–90

Rashmi Sarkar y cols. Medical management of melasma: A review with consensus recommendations by Indian pigmentary expert group. IJD Symposium 2017;62(6):558-577

Juhasz MLW, Levin M K. The role of systemic treatments for skin lightening. J Cosmet Dermatol. 2018;17:1144–1157.

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies